El sistema electoral español

En España para elegir el Congreso de los Diputados tenemos un sistema electoral llamado proporcional atenuado, pero que en realidad de proporcionalidad hay poca. Se compone de una fórmula distributiva o proporcional, una forma de voto por lista y también contiene o un umbral especialmente alto, o bien una magnitud de circunscripción especialmente baja. Estos dos elementos últimos atenúan el alto nivel de proporcionalidad impidiendo la entrada de los partidos pequeños. Si introducimos un umbral alto prohibimos que los minoritarios tengan representación, y si las circunscripciones reparten pocos escaños, entonces se les dificulta la entrada. Por eso algunos hablan de un maquiavélico sistema electoral que favorece el bipartidismo entre los dos grandes partidos.

[sociallocker id=”965″]

En las elecciones al Congreso, para elegir los 350 diputados de la cámara baja hay 50 circunscripciones, una por província española. A cada circunscripción se le da un mínimo de dos escaños y el resto se prorratean según su demografía. Esto provoca que haya unas circunscripciones extremadamente pequeñas, perjudiciales para los partidos pequeños. Una tendencia que crea un bipartidismo fuerte y una proporcionalidad reducida. Si hacemos una mirada a los sistemas electorales del mundo veremos que todos dejan fuera del parlamento algunos partidos pequeños, pero esto se produce de una forma mucho más acusada en las circunscripciones pequeñas que en las grandes.

Por lo que se refiere al escrutinio, España utiliza la fórmula electoral D’Hondt que reparte los escaños entre las diversas formaciones políticas en función de los votos que han sacado. Está claro que según que fórmula se base el escrutinio en unas elecciones, el resultado puede variar. Con D’Hondt los resultados de los partidos se dividen. Entre los cocientes que estas divisiones generan se señalan los x más grandes, siendo x el número de escaños que se tienen que adjudicar. Finalmente, cada partido obtiene tantos escaños como cocientes tiene señalados. Si soys de letras como yo lo mejor será utilizar esta calculadora on line.

Como hemos visto, que un sistema sea más o menos restrictivo con la aparición de formaciones perqueñas en una cámara legislativa no depende sólo de un factor. Los sistemas electorales se componen de cinco elementos diferentes pero que interactúan continuamente: las circunscripciones, las fórmulas electorales, la forma de voto, el prorrateo y el umbral legal. El sistema español se podría mejorar como todo pero no quiero transmitir la idea que es un mal sistema porqué tiene factores favorables como que facilita la existencia de una mayoría clara de gobierno y provoca que las coaliciones entre partidos sean necesarias para gobernar.

[/sociallocker]

 

 

1 Comentario

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2018 Carles Aparicio

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?