Cómo comunica Granier

Granier, la panadería con unos precios muy bajos que desembarcó en Madrid y supo beneficiarse de la contrapublicidad de la competencia, miedosa por no poder -o no querer- llegar a ofrecer lo mismo. Con esta frase se resume la estrategia de la empresa que en tan solo dos años ha llegado a toda la península y capitales del extranjero. Su imagen corporativa no es para tirar cohetes, su publicidad brilla por su ausencia, no tiene una red de comerciales,… Y sin eso, en el último año ha abierto 80 nuevas tiendas, una última en Londres; emplea a 300 personas entre todas las tiendas, y ha conseguido revitalizar el mercado de franquicias de pan. Hay que entender Granier por su estrategia de marketing y por la experiencia del fundador, Juan Pedro Conde, que con 25 años trabajando en el sector, ha aprendido dos cosas importantes: cómo hacer un buen pan artesano en serie, y saber expandirse a través de franquicias.

Juan Pedro Conde es panadero desde siempre. Sin que nadie de su familia se dedicara a ésta profesión, a los 14 años decidió empezar de cero y probar. El 1988 abrió su horno con el nombre La Estrella, donde elaboraba su propio pan que también vendía a otras tiendas. Además, empezó a dar el servicio de catering. A principios de los años 90 cuando surgió la tendencia de las masas precocidas, Conde junto con otro socio creó la fabrica Mundipan, que llegó a dar trabajo a más de un centenar de personas. A través de ésta empresa, llegaron a abrir 60 panaderías en la provincia de Barcelona. Al cabo de diez años, el padre de Granier se desvinculó de Mundipan para concentrarse en un curso de franquicias. Se quedó con La Estrella y volvió a abrir panaderías, ésta vez con el nombre comercial Panísimo. Unos clientes franceses le enseñaron la técnica de congelar la masa antes de su fermentación, lo que hace casi imperceptible un pan congelado de uno fresco. El 2003 vende la franquicia Panísimo y decide tomarse un respiro para visitar panaderías y hornos de otras partes. Hacia el 2010 con la compra de dos panaderías cerca de Barcelona, en Vilanova i la Geltrú, decide volver a arrancar con el negocio. Con un obrador en Vilanova y otro en Madrid, empieza a franquiciar hasta llegar al día de hoy.

[Tweet “Los panes Granier se fermentan en el mismo punto de venta. Su diferenciación como franquicia.”]

El factor diferenciador de Granier ha sido la relación calidad-precio dentro del mundo de las panaderías. Ha conseguido que el pan artesano llegue al consumidor a un precio de escándalo, acompañado de atractivas ofertas de bollería: croissants a 0,50 céntimos, cinco fartons por 1 euro,…. Como dice Conde: “ofrecemos buen producto a un precio justo”. Quien iba a imaginar que el sector del pan se revolucionaría con sólo cambiar el proceso de elaboración. Y es que la clave de la calidad de su producto está en ofrecer 65 especialidades diferentes de pan hechos de manera tradicional; sus panes se congelan antes de fermentar, la fermentación y cocción se hace después, en el mismo punto de venta. El pan es un producto diario asequible; si quien lo cocina sabe tratarlo y venderlo con cariño, puede convertirse en un producto exquisito. Podríamos decir que Granier ha creado panes premium para todas las mesas.

Otro aspecto interesante de esta marca son sus tiendas. Granier ha desarrollado un modelo de negocio basado en las panaderías con cafetería, ofreciendo al público una zona donde tomar su bollería con una bebida. El resultado ha sido excelente, de ahí que el concepto de franquicia de Granier sea muy rentable. Casi un tercio de los ingresos proviene de la zona de cafetería, que junto al buen rendimiento de la panadería, es un negocio atractivo para cualquiera que desee abrir uno. Está claro que antes de abrir un punto de venta Granier se aseguran que esté bien ubicado y, si por casualidad, antes había otra panadería, mucho mejor. Las colas que se forman en las puertas de sus tiendas es la mejor publicidad que puede tener la marca. A esto hay que sumarle las noticias sobre el malestar que generaron sus precios en el sector de Madrid, justo al llegar a la capital española. Le dio notoriedad y empezó a recibir solicitudes  para abrir franquicias Granier por toda la península.

 

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2017 Carles Aparicio

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?